REFLEXIONES DE UN MILITANTE DEL PNC (AUTÉNTICO)
El ave rapaz
{modifier, article,#ID_ARTICLE}
Nivel:
20 de noviembre de 2006

El alejamiento de los ciudadanos canarios de la política, o su poca implicación en ella, nadie discute hoy que es una realidad. Se podrían escribir Tesis sobre el tema y nos ocuparía infinidad de tertulias y cafés. Pero me voy a centrar en primer lugar enlos políticos que basan su estrategia en lo "Políticamente Correcto" y en segundo lugar en el político "Ave Rapaz", ser peligrosísimo.

Soy de la opinión de que el término "Políticamente Correcto y todo lo que ello implica, ha hecho un daño inimaginable a la política y los políticos. Es esta postura ante la realidad social que vivimos la que provoca en el casi el cien por cien de nuestros administradores, que cada vez que hablen mientan o, simplemente no digan lo que piensan o sienten.

Esta actitud no pasa desapercibida ante el ciudadano canario que es decepcionado una y otra vez, haciéndosele cada vez más difícil encontrar a un solo político capaz de plantear un proyecto político sin tapujos ni medias verdades, capaz de ilusionar a un pueblo ávido de planteamientos nuevos que de una vez y por todas manden al arcón de los recuerdos más nefastos y negativos los últimos treinta años de la historia de Canarias.

Repito que es ésta una de las principales razones del alejamiento de los canarios de la política y por ende, del horroroso concepto que de ellos se tiene. Pero no es la única; como ya dije anteriormente cada uno de nosotros pondríamos una docena más sobre la mesa. Yo me atrevo a plantear la segunda: La arribada a las organizaciones políticas de advenedizos oportunistas, de amorales chaqueteros, de tránsfugas buscavidas que utilizan a éstas para su propio beneficio ya sea por la vía pecuniaria o por la del un reconocimiento social que ni han ganado, ni por supuesto, se merecen.

Este modo de utilizar la política es el que caracteriza al Político Ave Rapaz y sin ningún lugar a dudas la más perjudicial para la buena imagen del político e impide que personas honradas y trabajadoras se impliquen en el día a día de las formaciones políticas. Y no es solo por el rechazo social al Ave Rapaz, sino también porque ésta, cuando consigue anidar en la organización, destruye la democracia interna ya que no la concibe, y al carecer de principios morales es capaz de actuar con unas formas y modos que a las personas de bien, o simplemente las que poseen unos principios éticos básicos, les es imposible.

El Político Ave Rapaz fagocita todo lo que encuentra a su alrededor, incluso a sus hijos si fuera necesario, no reconoce la palabra dada y menos aún el concepto de lealtad. No se ruboriza al decir, sin explicar el por qué, que hoy es bueno lo que ayer era malo. El político ave rapaz descalifica al adversario por actitudes que él practica todos diariamente, simplemente desconoce la vergüenza.

Una vez comentó un destacado dirigente social de un premiado, no se sabe muy bien porque, Político Ave Rapaz en hora bajas que, cuando fue comunista tenía razón, cuando después fue insularista volvió a tener razón, en su metamorfosis al nacionalismo, y como no podía ser menos, la razón le acompañó, y ahora como adalid de la unidad de la que antes esputaba la razón no se le desprende, y éste dirigente social se preguntaba, ¿no es mucha razón para un hombre solo?

Todos los que hemos tenido alguna relación con la política hemos conocido alguna vez alguna ave rapaz de la política y todos estarán conmigo en que a esta especie hay que exterminarla.

Yo, a la mía, la desplumé bastante.

José Ismael Rodríguez Delgado de Molina.

 
Opinar Enviar por email Imprimir Compartir